Salvando los recursos naturales para la vida

Salvando los recursos naturales para la vida
Parque Nacional Braulio Carrillo

martes, 10 de agosto de 2010

Nuevo proyecto de ley frenaría el maltrato animal


Aquellas personas que cometan actos crueles en perjuicio de un animal podrían ir hasta dos años a la cárcel si prospera un proyecto de ley cuyo trámite y aprobación impulsan organizaciones ligadas a la protección de los animales.

La propuesta busca convertir en delito una serie de conductas cometidas contra los animales las cuales no figuran en la normativa vigente o tienen castigos muy leves como la imposición de una multa de cinco a cincuenta salarios base.

Entre las nuevas conductas que pretenden sancionar de manera severa, está lastimar intencionalmente a un animal o causarle un sufrimiento innecesario, practicar torturas, o el arrollar un animal intencionalmente.

También se incluyen sanciones a los que promuevan las peleas de gallos, mutilen animales o practiquen operaciones quirúrgicas sin anestesia en animales vivos.
En todos estos casos, a los infractores se les aplicaría la pena máxima, que según el proyecto, sería de entre 30 días y 2 años de cárcel; varios grupos interesados en la protección de los animales ya iniciaron un período de recolección de firmas para apoyar el proyecto mediante las redes sociales en Internet.

La población del cocodrilo americano se reduciría



El biólogo Juan Rafael Bolaños observó que hay más machos que hembras en los ríos que integran el humedal del Tempisque, en el Pacífico Norte, de 74 cocodrilos capturados, censados y liberados, Bolaños notó una relación de cinco machos por hembra en esta zona cuando, en condiciones naturales, debería ser tres hembras por macho.

De comprobarse que las poblaciones de cocodrilo americano (Crocodylus acutus) en el país se están masculinizando, en un periodo de 20 años, esa especie tendería a desaparecer, “Por desaparecer no hay que entender que se van a borrar del mapa. Eso no va a pasar a menos que haya algo más drástico como para erradicarlos. Pero lo que sí podría pasar es que queden apenas tres hembras en el río poniendo huevos y la población se reduciría a una décima parte de lo que es ahora”, explicó el científico.

Bolaños presume que esta situación podría darse más frecuentemente en el Pacífico Norte y Central porque son zonas más secas y las orillas de sus ríos están más deforestadas.
La hipótesis es que la temperatura, dada por un clima cada vez más caliente por efecto del cambio climático y la acción directa del sol, está relacionada al nacimiento de más machos ya que en los cocodrilos, la temperatura en el nido determina el sexo de la cría, cuando la temperatura de incubación es unos 28 grados Celsius nacen hembras, al ascender a los 32 grados Celsius, nacen machos.

Descubren nuevas especies en Costa Rica




En Costa Rica la riqueza biológica es tan alta que permite descubrir cada dos días –en promedio– una nueva especie de un organismo vivo, desde plantas y animales hasta hongos y protistas, por eso, no es de extrañar, que por ejemplo, solamente durante los últimos 18 meses distintos grupos de científicos hayan informado de la aparición de nuevas especies de camarones, helechos y corales en la Isla del Coco, de miniorquídeas en Tapantí y de nuevas ranas y salamandras en Talamanca.

A esos reportes de las especies más vistosas se suman descubrimientos menos publicitados de nuevos insectos, hongos y bacterias, muchos de ellos realizados por el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBIO).

El detalle de esta información fue presentada en el IV Informe de Costa Rica a la Convención sobre Diversidad Biológica, redactado por funcionarios del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones.

Actualmente, en Costa Rica se registra la existencia de unas 95.000 especies distintas de seres vivos, la inmensa mayoría de ellas insectos (cerca del 77% de las especies conocidas) y plantas (cerca del 12%).

El informe advierte que el grupo de especies menos conocido es el de peces marinos. A pesar de que Costa Rica tiene una masa acuática de casi 570.000 km² de superficie –es decir, más de 10 veces su superficie terrestre–, solo se registran 6.778 especies marinas.

Actualmente, Costa Rica posee el 4,7% de las especies de seres vivos conocidos en el planeta, lo cual la ubica en la lista de los 20 países con más biodiversidad del mundo, además, es el país con mayor biodiversidad de la región por cada 1.000 km², superando a países considerados “megadiversos” por su cantidad de especies, como México y Colombia pero para descubrir más especies, es necesario invertir más recursos.

Tortugas en peligro




A pesar de la riqueza en biodiversidad por la que es conocida Costa Rica, no son pocas las especies que se encuentran amenazadas. Entre ellas destacan todas las especies de tortugas marinas, desde la gran tortuga baula, pasando por la lora, la verde y la hermosa carey, todas están en peligro de extinguirse.

El IV Informe de Costa Rica a la Convención de Diversidad Biológica señala que estos animales se encuentran en listas nacionales e internacionales de animales amenazados.
Wágner Quirós, de la Red Nacional de Conservación de Tortugas Marinas, indicó que la extracción de huevos, la caza o pesca y el desarrollo urbano en la costa son las causas de la caída en las poblaciones de tortugas.

A finales de la década de 1980, en playa Grande se contaban más de mil hembras desovando, ahora se cuentan entre 50 y 80.

Gran cantidad de animales silvestres viven en cautiverio


Alrededor de 300.000 animales silvestres viven en cautiverio en las viviendas de los costarricenses en lugar de disfrutar de los bosques a los cuales pertenecen, según cálculos del Sistema Nacional de Áreas de Conservación presentados ayer.

La información fue suministrada por Jorge Hernández, coordinador de Vida Silvestre del Área de Conservación Cordillera Volcánica Central (ACCVC), durante el “Conversatorio sobre el estado de poblaciones de especies silvestres marinas, terrestres y agua dulce”.

Hernández explicó que en los últimos años no se ha desarrollado una investigación formal sobre este tema; “Lo más cercano es una encuesta realizada en 1999 que indicó que en el 23,5% de los hogares costarricenses existía al menos un animal silvestre en cautiverio, lo cual quería decir que en ese momento eran al menos 250.000 animales”, dijo Hernández.

La disminución en la compra y venta de los animales silvestres en el país en los últimos años se debe, entre otras causas, a una mayor conciencia por parte de los costarricenses en el sentido de que los animales silvestres no son mascotas domésticas y también a más controles durante las épocas en que más se trafica con ellos, como Semana Santa y final de año.

Según el artículo 110 de la Ley 8689, que reformó la Ley de Conservación de la Vida Silvestre (7317), “será sancionado con multa de dos a cuatro salarios base (que está aproximadamente en ¢300.000), quien tenga en cautiverio, sin autorización del Sistema Nacional de Áreas de Conservación, animales silvestres en peligro de extinción o con poblaciones reducidas.

Asimismo, se penará con multa “de un 50% de un salario base a dos salarios base cuando se trate de animales silvestres que no se encuentran en peligro de extinción ni con poblaciones reducidas”.



miércoles, 12 de mayo de 2010

Investigación sobre el comercio ilegal de pájaros silvestres en San Isidro de Heredia.

Gracias a la investigación que se realizó días atrás, nos dimos la tarea de podérsela dar a un medio de comunicación para su divulgación, gracias a Dios pudimos realizar el contacto con Repretel y se elaboró el trabajo en conjunto para poderla transformar de escrita a televisiva.


Dicho trabajo dio sus frutos ya que se realizó un excelente investigación, donde se evidencia el comercio ilegal del Gallito y del Jilguero y la poca vigilancia de los personeros del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones(MINAET) en este tema, sin mas que agregar los dejo con el primer tracto de la investigación.


video

jueves, 6 de mayo de 2010

Investigación sobre los pajareros en San Isidro de Heredia

Tradicionalmente la utilización de especies de flora y fauna ha sido fundamental en la mayoría de las zonas rurales en Costa Rica. La utilización popular de las especies vegetales y animales por el ser humano en la región ha incluido actividades de uso para su subsistencia, comercio local y a gran escala, esto sin importancia nuestra vida silvestre. Sin embargo en los últimos años la conservación y manejo de muchas especies se ha visto amenazada por dos factores principales: La pérdida de hábitat y la inadecuada regulación en el uso de los recursos naturales.


Si bien es cierto nuestra dependencia a especies silvestres ha sido evidente desde tiempos remotos no es hasta las ultimas décadas, cuando nos hemos cuestionado la agotabilidad de los recursos naturales.

Producto de nuestra preocupación por el futuro de nuestra vida silvestre nos hemos esforzado en la Fundación de Protección y Vigilancia de los Recursos Naturales (FUPROVIRENA) de ayudar a preservar todas las especies que se encuentren en las montanas de la zona Norte de Heredia y con ello tratar de ir eliminando la caza ilegal y el comercio de la Flora y Fauna,

No obstante debemos priorizar nuestra investigación sobre el mal Manero y la falta de controles por personeros del MINAET en la extracción de pájaros silvestres, el comercio que realizan “Los pajareros” de la zona de San Isidro de Heredia y la tenencia de especies como el Jilguero (Myadestes Melanops) y el Gallito (Tiaris Olivacea) en casas como si fueran animales caseros y legales, cuyas poblaciones se van viendo cada vez mas afectadas por culpa de las personas que se dedican a esto.


Tipos de pájaros



El Jilguero



El Jilguero, es una especie perteneciente a la familia Turdidae, se distribuye en Costa Rica y el oeste de Panamá. Es una especie conspicua, relativamente común en las elevaciones medias y tierras altas de ambas vertientes, desde los 450m hasta los 3000m sobre nivel del mar. Poseen cuerpo de color gris. Su pico es recto, puntiagudo y de color anaranjado intenso, al igual que las patas. El iris es negro con un anillo ocular anaranjado. Sus alas y cola son negras con puntas grises.

Vive en el sotobosque de áreas boscosas, generalmente se esconde en los densos arbustos y bambú del dosel, aunque también tienden a aventurarse a árboles de áreas semiabiertas o de crecimiento secundario. En la mayoría de los casos se encuentra solitario o en pareja, desplazándose dentro de la vegetación.

Esta especie realiza migraciones latitudinales durante la época reproductiva entre marzo y junio, usualmente se encuentra en las tierras altas y luego desciende hasta aproximadamente los 450m y ocasionalmente hasta 100m especialmente en el área del Caribe. Construye el nido en forma de una copa voluminosa, donde coloca tres huevos blanquecinos manchados con pardo-rojizo.



El Gallito


El Gallito es una pequeña especie de ave perteneciente a la familia Emberizidae del orden Passeriformes. Existe en México, Centroamérica, norte de Sudamérica, Antillas Mayores, y las Islas Caimán.

En latín Tiaris significa “con ornamento de cabeza” y olivaceus “oliváceo”. Tomeguín de la tierra es su nombre en Cuba occidental, y en el oriente del país se le llama viudito. En inglés es llamado yellow-faced grassquit.

Mide unos 11 cm. Es verde olivo por el dorso y grisáceo por abajo. El pico es gris oscuro y los ojos castaños. El macho tiene sobre el pico y los ojos a modo de cejas, dos manchas amarillo-anaranjado y en la garganta una gran mancha del mismo color. Tiene el pecho negro, color que se expande con la edad. La hembra tiene las “cejas” y la garganta de color amarillo claro, y no tiene el pecho negro sino gris parduzco. El inmaduro es como la hembra pero con el amarillo de las cejas y la garganta aún más pálido. Se alimentan de semillas gramíneas, pequeñas frutas y retoños.

Frecuentan matorrales bajos, jardines, bordes de carretera y de bosque, lotes grandes de pastos altos con semillas, campos o potreros enmalezados. Por otro lado, se desplazan entre claros y atraviesan cinturones de bosque.



Los pajareros


En Costa Rica es frecuente la caza deportiva y comercial sobre especies canoras, que se desarrolla prácticamente sin ninguna base biológica y ecológica que permita su sustentabilidad. Esta actividad es de particular importancia para ciertas zonas del país, como el caso de San Isidro de Heredia y sus alrededores. Donde, especies como el Jilguero (Myadestes melanops) y el Gallito (Tiaris Olivacea) sufren numerosas extracciones.

En la actualidad las poblaciones de ambas especies se encuentran reducidas por la destrucción de hábitat y la captura de individuos, para su comercio como aves de jaula, especialmente por su canto.

En un inicio debido a las pocas fuentes de ingreso con las que contaban los pobladores locales, dicha actividad constituyó una alternativa de comercialización, sin embargo, en los últimos tiempos la zona a experimentado una creciente expansión comercial, lo que ha generado fuentes de empleo pero no un mayor crecimiento socioeconómico. Aunque si bien es cierto que esto disminuye la presión de caza, paralelo a esta expansión surge un problema en cuanto a la pérdida y fragmentación de hábitat, ocasionando aislamiento de poblaciones y con ello pérdida de intercambio genético.

Además, de los problemas que enfrentan estas especies, una costumbre fuertemente arraigada en la cultura de San Isidro es la presencia de un “pajarito” como mascota en muchas casas, por lo que son atrapados por pajareros que les mantienen como mascotas y/o los comercializan, lo que causa presión constante sobre ambas especies.



Dando un pequeño recorrido por la zona nos damos cuenta de como esta tenencia de pájaros en las casas es demasiado fuerte y lo que realmente preocupa es que las autoridades del MINAET no hacen nada para entrar a este lugar y combatir este problema que a simple viste se observa.

Una de las cosas que mas nos llamo la atención es la tenencia de dichos pájaros en comercios donde eso esta totalmente prohibido por la ley, y lo peor que se observo fue en dos casas de habitación tenían en jaulas a Yigüiros, estamos hablando de nuestra Ave Nacional donde esta totalmente impedida su tenencia.

La ley es muy clara donde sus sanciones son:

Artículo 94.

Será sancionado con pena de multa de diez (10) a treinta (30)

salarios base o pena de prisión de uno (1) a dos (2) años, siempre que

no se configure un delito de mayor gravedad, y la pérdida del equipo

o el material correspondiente, quien, sin autorización del Sistema

Nacional de Áreas de Conservación, emplee sustancias o materiales

venenosos o peligrosos, explosivos, plaguicidas o cualquier otro

método capaz de eliminar animales silvestres, en forma tal que ponga

en peligro su subsistencia en la región zoogeográfica del suceso.

Artículo 95.

Quienes comercien, negocien, trafiquen o trasieguen animales

silvestres, sus productos y derivados, sin el permiso respectivo del

Sistema Nacional de Áreas de Conservación, serán sancionados de

la siguiente manera:

a) Con pena de multa de diez (10) a cuarenta (40) salarios base o

pena de prisión de uno (1) a tres (3) años, y el comiso de los animales

o productos objeto de la infracción, cuando se trate de especies cuyas

poblaciones hayan sido declaradas como reducidas o en peligro de

extinción.

b) Con pena de multa de uno (1) a cinco (5) salarios base o pena de

prisión de cuatro (4) a seis (6) meses, y el comiso de los animales o

productos que son causa de la infracción, cuando se trate de animales

que no se encuentren en peligro de extinción ni con poblaciones

declaradas como reducidas.

Artículo 96.-

Quien exporte o importe animales silvestres, sus productos y

derivados, sin el permiso respectivo del Sistema Nacional de Áreas

de Conservación, será sancionado con las siguientes penas:

a) Con pena de multa de diez (10) a cuarenta (40) salarios base o

pena de prisión de uno (1) a tres (3) años, y el comiso de las piezas

objeto del delito, cuando se trate de especies cuyas poblaciones

hayan sido declaradas como reducidas o en peligro de extinción, así

como de las especies incluidas en los apéndices de la Cites.

b) Con pena de multa de uno (1) a cinco (5) salarios base o pena

de prisión de cuatro (4) a ocho (8) meses, y el comiso de las piezas

producto de la infracción, cuando se trate de animales que no se

encuentren en peligro de extinción ni con poblaciones reducidas.

Pero por faltas de controles y regulaciones en las leyes permite que estas personas llamadas pajareros todavía ejerzan este oficio y que las personas tengan en su casa varias jaulas con pájaros que realmente no han realizado nada para que se encuentren enjaulados.



Dado este problema realizamos un cuadro donde contamos algunas casas o establecimientos con jaulas.



Lugar, Comercio o Casa de Habitación Cantidad de Jaulas Tipo de Especie

Concepción de San Isidro Casa 2 Jilgueros

Concepción de San Isidro Casa 5 Jilgueros

Santa Cecilia de San Isidro Casa 1 Jilguero

Santa Cecilia de San Isidro Casa 4 Gallitos

Santa Cecilia de San Isidro Pulpería La Cortesía 5 1 Jilguero,4 Gallitos

Santa Cecilia de San Isidro Taller Mecánico 3 2 Jilgueros, 1 Gallito

Santa Cecilia de San Isidro Casa 1 Setillero

Santa Cecilia de San Isidro Casa 2 Gallitos

Santa Cecilia de San Isidro Casa 1 Gallito

Santa Marta de San Isidro Casa 1 Jilguero

Santa Marta de San Isidro Casa 1 Gallito

Santa Marta de San Isidro Casa 6 Gallitos

Santa Marta de San Isidro Casa 1 Gallito

Santa Marta de San Isidro Casa 4 Gallito

Santa Marta de San Isidro Casa 7 4 Jilgueros, 3 Gallitos

Santa Marta de San Isidro Casa 10 6 Jilgueros, 4 Gallitos

Total: 54 Jaulas 22 Jilgueros,1 Setillero,31 Gallitos


La vida de un pajarero

Se realizó una entrevista a un expajarero donde muy amablemente nos la brinda pero siempre y cuando tuviera el derecho de ser anónima, por eso nos vamos a referir a él como “Carlos”.

¿Cómo fue esa aventura de niño como le llama “Carlos”?

Inicie desde niño, estamos hablando de 8 o 10 años que acompañaba a mis tíos y a mis papas, dure cogiendo desde los 8 hasta los 30 años , mas de 20 años en esa actividad.

Era algo emocionante en ese tiempo, porque en ese momento uno no tenia conciencia de eso que estaba haciendo de la extinción y el daño que hacia a la naturaleza, solo veía y sentía la emoción del momento de salir a las 4 o 5 de la mañana lloviendo o no lloviendo pero había que ir el fin de semana a coger pájaros, llevarlos en la mano oírlos cantar en la mano, picarse con el que iba al lado, generalmente íbamos tres o cuatro pajareros, entonces a ver cual gallito cantaba mas, y a quien no le cantaba en la mano, era como una competencia. Cuando llegábamos y lo poníamos en el pico que es donde se pone al pájaro o cerca y escuchar a ese pájaro que no paraba de cantar, era una emoción tan grande que uno sentía pero como le dijo ahora que uno recapacito se da cuenta que es una cuestión de emoción.

¿Por qué inició?

La razón fue porque esto es como una cuestión cultural, mi papa era pajareros mis tíos pajareros, al tener uno familia con ese mal habito pues uno los toma, uno se empieza a entusiasmar al llevarlo a la montaña y tener un pájaro en la mano y le empiece a cantar o verlos pelear, ahí uno se entusiasma hasta que ya uno empieza a ir solo a coger pájaros y se hace su propia actividad.

Toda la zona de San Isidro, sector este, norte, Santa Elena, Concepción, todos los potreros del sector norte de San Isidro, porque yo básicamente cogía gallitos nunca fui de Jilgueros porque no me gustaba. El Jilguero es de montaña el gallito es de zona mas afuera de potreros x el tipo de alimentación que ellos tienen.

¿Cómo se caza un pájaro?

Es fácil y es difícil, depende de dos factores, uno que es que el pájaro que uno lleve sea un buen pájaro, que cante, que sea inteligente para atraer al otro, porque en esto los gallitos son territoriales, entonces el pájaro de afuera tiene su territorio marcado y al llegar el gallito y el otro pájaro tienen marcado el territorio y es dueño de ese territorio va a ir a pelear con el intruso entonces el intruso debe ser un buen pájaro porque cuando el otro llegue le arme la bronca como dicen, y ahí es donde el pájaro entra a pelear con el otro esa es la emoción de verlos pelear se despluman y a veces hasta sangran y el pájaro uno lleva la jaula con dos tapas a los lados con una trampita y un bolillo que llaman y el pájaro de afuera al llegar a la tapa brinda a buscar al otro y al brincar toca ese bolillo y hace caer la tapa y ahí queda prensado. Generalmente un pájaro bravo de afuera si lo cogíamos lo dejábamos ir otra vez para volver el otro domingo donde estaba ese pájaro era como un consenso no llevarse el pájaro bravo, sino coger pichoncitos para irlos haciendo uno en la casa como pájaros cogedores.
Un pájaro es bueno porque tiene temple, carácter, que cante que sea peleador, que cuando llegue un pájaro de afuera no se arrugue como dicen, que no se hinche decíamos nosotros, eso es que no se expanda, lo dejábamos ir porque ese pájaro es el que sigue reproduciendo la especie.

¿Cómo observa la función que cumple el MINAET?

Yo anduve con esto casi 20 anos y nunca tuve problemas con nadie del MINAET, nunca me encontré a nadie en esto la vigilancia es escasa inclusive ahora que hay tantas leyes, pero nada hacemos con que haya tantas leyes estrictas si no se aplican. No es que el MINAET no cumpla las leyes sino que no hay una forma de atacar el problema verdadero porque desde una oficina es muy fácil hacer una ley pero que hacemos con hacer un ley sino se ataca el problema y el problema son los pajareros los que entran a la montaña, sino se ataca a esa gente, la raíz del problema difícilmente se va a solucionar, aquí en San Isidro uno anda en todo lado y ve gente con pájaros a cualquier hora, en las casas se ven 4 o 5 jaulas y la gente del MINAET no hace nada, solo pasa y los ve. Pero básicamente la situación es difícil, yo he escuchado que hay leyes y decretos pero para que sirven si no se cumple y creo que le hace falta vigilancia, controles y programas de protección, sobre todo, controlar mas la tenencia de aves, Jilgueros y Gallitos en casas, yo no entiendo como un guarda forestal pasa por las casas y ve seis pájaros y hace como si nada, ni siquiera pregunta si tienen permiso, necesitan el permiso no dicen nada.

¿Un mensaje para los pajareros?

Que difícil porque yo fui pajarero y se lo que cada uno siente, pero como dijo es como un alcohólico o un fumador es difícil dejarlo, es difícil dejar el vicio pero que tomen conciencia de que le están haciendo un daño al medio ambiente un daño muy grande que recapaciten, que entren en conciencia, de que vivimos todos en un mismo mundo, un mismo planeta, una misma casa y que debemos cuidarla y aportar ese granito de arena que si somos pajareros dejarlos en libertad, dejarlos tranquilos que vivan en su ambiente y a los que viven del negocio pues que lamentablemente están haciendo algo ilegal que no debe ser.

Es de suma importancia realizar investigaciones de este tipo porque apoyamos y cuidamos el medio ambiente sino que podemos exigir y pedir cuentas a las autoridades pertinentes ya que como quedo claro en esta investigación los personeros del MINAET no están realizando los suficientes controles de la caza, del comercio ni de la tenencia de varias jaulas en casas de habitación como en locales comerciales.

Y como dice “Carlos” en pueblos como San Isidro es todo una costumbre el coger pájaros y tenemos que tratar de comenzar a educar a estos niños para que no sigan los pasos de sus familiares y poder tratar de cambiar la mentalidad y romper con ese mal hábito que genera no solo la destrucción del medio ambiente sino el mal ejemplo que se les esta enseñando a esos niños, de ahora en adelante el MINAET tendrá que sentar cabeza y ponerse a trabajar desde la raíz y no superficialmente